lunes, 25 de mayo de 2009

El significado de la moda


En el siguiente análisis me dispongo a plantear el concepto “moda”, en su totalidad y a nivel general, y a comparar su base esencial con la visión personal que le ha otorgado la sociedad a raíz de la magnificación de la que se le ha dotado desde hace algunos años.

A nivel más teórico hablamos de moda como aquello actual, que se encuentra en vigor y que interesa a una mayoría en un momento determinado. Si lo aplicamos a la indumentaria es aquel atuendo, estilo, prenda, color o complemento, que se lleva por parte del grupo socialmente más importante o hegemónico, que es el capaz de influir en los demás. La moda es algo cultural, expresa el espíritu del tiempo y es uno de los indicios más inmediatos de los cambios sociales, políticos, económicos y culturales.

Y si queremos ser más escrupulosos podemos acatar directamente a la definición dada por la Real Academia Española, que entiende la moda como: El uso, modo o costumbre que está en boga durante algún tiempo, o en determinado país, con especialidad en los trajes, telas y adornos, principalmente los recién introducidos.

Pero vamos a ir más allá. Vamos a profundizar en la verdadera significación que se le ha otorgado a la indumentaria en nuestros tiempos. Por que se esté de acuerdo o no, hemos dado un significado a la dimensión global de la moda y hoy en día palabras como estilo, desfile, glamour, o diseño llegan mucho más lejos de aquellos inicios en los que el ser humano cubría su cuerpo simplemente por cuestiones climáticas, por distinción de clases o, simplemente, por mero pudor.

Hemos convertido a la moda en un factor más de la comunicación. A través de ella hablamos, decimos cómo queremos ser frente a los demás, queremos expresar nuestra personalidad, gustos y por que no, nuestros estados de ánimo. Las personas obviamos la esencia teórica comentada anteriormente y interpretamos todo lo referente con una práctica que tiene la capacidad de tocar temas que van desde la cultura (tanto en música, tradición, cine y televisión, dentro de un largo etcétera) o la moral (que está bien visto, que queremos decir con la ropa, que transmite cada “modelito”...) hasta aspectos políticos o económicos.

Y es que, si por algo se caracteriza este torbellino de diseño y tela es por su dinamismo, por su cambio constante y por los signos y significados que se le atribuyen a cada una de sus cualidades. Por que la moda es reflejo del tiempo en que vivimos, es un fiel testimonio de nuestra forma de ser y de pensar e implica una transformación continua.

Una transformación, queridos lectores, de la cual hemos encerrado su esencia en un diccionario para abrirle las puertas de las interpretaciones, valores y puntos de vista de la mentalidad de unas personas que tienen la necesidad diaria de transmitir a través de su vestuario. Y si todo combina bien y se adapta al estilo de la temporada; mucho mejor.

SONIA MICÓ HUERTAS

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada